Mas el que oyere su palabra, vivirá...
PRONTO